Indígenas y Afros somos víctimas del Conflicto

He vivido en carne propia el Desplazamiento Forzado. Por eso mi decisión de defender con ahínco los Derechos Humanos y mi vocación de servicio y acompañamiento a las comunidades afectadas por el conflicto armado que padecemos. “Ayudé a defender y salvar muchas vidas y comunidades, viví el fragor de la violencia y el desplazamiento de mi propia familia y muchos cercanos”.

Estudiar  en Colombia es un privilegio. De los ochenta compañeros que iniciaron conmigo cuarto de primaria, solo doce estamos vivos y tan solo cuatro culminamos algún proceso académico. Estas cifras dan cuenta de las expectativas de vida en un departamento como el Chocó y qué decir de la esperanza de nuestros hijos de tener alguna profesión. Esta experiencia personal me ha convencido de la necesidad de trabajar un modelo educativo incluyente, con calidad, pertinencia cultural y que garantice el acceso gratuito a los centros de enseñanza a nuestros jóvenes, sobre todo a aquellos que están en situación de vulnerabilidad y a los jóvenes de los distintos grupos étnicos. El estado debe considerar prerrogativas especiales que garanticen el acceso a la universidad a estas poblaciones.

En el año 91, la ONIC participó activamente en el proceso constituyente, con resultados importantes en la política de reconocimiento de nuestros pueblos indígenas, afros, raizales y gitanos, contribuyendo además al desarollo de la política social y de participación plasmada en la Carta. Fruto de ello, los indígenas y los afros hemos participado en el congreso de la República, no siempre con los mejores resultados. Desde esa misma época, la ONIC se abstuvo de participar en dicho proceso, permitiendo que organizaciones políticas surgidas de nuestros movimientos, asumieran esos espacios.

Hoy, La ONIC, Mi Organización ha decidido incidir nuevamente en ese espacio de participación y las autoridades indígenas de todo el país han depositado en mí su confianza para llevar adelante la tarea de iniciar la SIEMBRA de MAIS. Nuestro MAIS no es sólo una semilla para el alimento de nuestros cuerpos. Nuestro MAIS es una semilla de vida para el espíritu maltrecho de nuestra sociedad, nuestro MAIS es el Movimiento Alternativo Indígena y Social. 


Copyright MAIS - Movimiento Alternativo Indígena y Social
Diseño elaborado por CreartGraphics